sábado, 28 de julio de 2018

Para Maigua


Bonita eres tú, Maigua querida
que la tierra te busca,
busca la vida 
allí donde el mar recorre
donde el viento gira.

Luna que mueve al monte,
aúlla el lobo que mira
el brillar de tu alma bella
Maigua amiga, mi vida.

Camino que el cielo recorre
y lo imposible no exista
El tiempo jamás te borre 
La Luz, tu pureza, la energía 
Porque la fuerza de seguir 
adelante
late en el pecho que volar ansía.


Maigua bella, alma mía
como no regalarte una poesía
tan simple, por ti escribiría 
una novela, una cumbre,
Mi vida.

Luna llena que no olvida 
ojos que buscan aliento
más allá del sentimiento 
halla el vuelo que ansía 
el águila que en lo alto despliega 
olas que rompen el mar
allí donde tu corazón navega

Como no regalarte, querida
las palabras que salen de ti
de tan adentro
como el valor que nos mueve

el Sol sale a ti encuentro
Pues por más que quiere,
no puede,

Tener tu luz, tu aura
el Amor que todo mueve



Autor:
David Ramirez Moran
© Derechos reservados





miércoles, 18 de julio de 2018

Cartas perdidas



Cartas perdidas




Nieblas de noche densa,
se agita en mí el pensamiento,
dulce brisa se vuelve viento
mientras la mente piensa,
me envuelve un pasado incierto,
lágrimas del ayer encuentro
y los recuerdos no cesan...

Ni el océano ni el cielo podrán
crear distancia que me haga olvidar
tu mirar, tu sonrisa y tu magia.

En el mundo pueden encontrarse
mil montañas iguales,
cien mil mares semejantes,
un millón de estrellas en el cielo
cuyo brillo comparten...
Mas no hay nada en el universo
que con tus ojos se iguale...

El brillar de tu mirada
veo al mirar el mar,
diamantes sobre las olas brillan
en el radiante atardecer,
el Sol tu luz envidia
y se llegó a esconder
al ver cómo tú salías
tan bonita, tú querías
la Luna con la mano coger.

No me importa que se apaguen
las estrellas del Universo,
mas que no me quiten tu mirada
porque se apaga el mundo entero...

Sol en la distancia, noches de espera...
Mañanas de dudas y el calor me lleva,
caricias desnudas y tu piel me quema,
luna de plata que soledad me deja
y partes a un viaje que a ningún lugar lleva...

Emprendo la marcha tratando de olvidar,
dejando un mundo y mi alma detrás,
miro al horizonte dejándome llevar
y sigo los pasos oyendo al caminar
cómo la tierra suena haciéndome suspirar...

Recuerdos de la infancia de con la arena jugar,
tengo tu cara grabada en mis ojos,
incluso los puedo cerrar y te veo saltando,
ir de aquí para allá mientras te estaba dibujando
sentado sin dejar de temblar...

Voy por valles y lagos, he cruzado hasta el mar
y llegando hasta donde nadie ha estado
he empezado a poder notar
que al fin y al cabo tú podrías estar,
tal vez aquí recordando
que puede haber un lugar,
un lugar estoy buscando
y sin duda ese lugar
está donde esté a tu lado.

Que ni mares ni olas bravas,
que ni los vientos que azotan el alma
nos pueden derrotar alma mía,
que la vida nos ama todavía
y debemos ser fuertes y crecer,
y debemos ser libres y creer
cuando las palabras que duelen se callan,
cuando las heridas que no ves se tapan...

Que quiero ver campos llenos de aire,
con los niños cantando a sus madres.
que las noches se llenen con bailes,
que las chicas mueran por besar
y no mueran al ver a los maridos llegar,
que las aves vuelen tan alto
que nuestros hijos no sepan si es cierto,
si es cierto que hay límite en el cielo,
si es cierto que nuestros padres soñaron
con ver un nuevo mundo escrito,
con ver mil familias unidas
por el poder del cariño,
créeme vida que me siento un niño
desde aquí en lo profundo,
desde aquí con el alma pensando...

Que los maestros de los alumnos aprendan,
que las guerras por fin desaparezcan,
que las armas al vil ensombrezcan
cuando al fin la conciencia aparezca...

Que sin tu voz hoy hay silencio,
que estas palabras el alma ahogan
e intentan por sí mismas salir,
es por tu amor, es por ti
que mi alma habla en verso,
que desde aquí enviarte un beso
sin más que pueda añadir...

Sentir que habla el corazón,
sentir que la distancia se acaba,
sentir que veo tu mirada clara...
Sentir que esta carta soy yo





Autor:
Guardián del Alma
© Derechos reservados